Canasta básica sobre género y participación

Los términos ‘participación’ y ‘género’ se han convertido en parte del discurso y la práctica del desarrollo en las últimas décadas. Quienes defienden tales conceptos han sostenido que éstos propician la representación de los grupos más marginados, como las mujeres y las personas pobres. Sin embargo, ambos enfoques también han sido acusados de que sólo hablan del diente al labio cuando se trata de los intereses de las personas a quienes dicen representar. Combinar el género con metodologías participativas puede fortalecer tanto el género como la participación, basando el género en las vidas reales de la gente y haciendo que la participación sea un canal más efectivo para la expresión de demandas de las personas marginadas. La transversalización de ambos enfoques puede incrementar la redistribución de resultados positivos de proyectos, programas y políticas.

Género y participación: Informe general (versión corta)
Este Informe general (disponible en español solo en versión corta) examina las convergencias entre enfoques al género y la participación, cómo los mismos han funcionado y las formas en que han sido o podrían ser integrados constructivamente en proyectos, programas, políticas e instituciones. Las secciones 1 y 2 brindan antecedentes de los conceptos de género y participación, de por qué no ha habido una mayor interacción en el pasado y de intentos por aprender de ambos enfoques. La parte 3 se refiere a los esfuerzos por combinar metodologías participativas y el género en los proyectos. La parte 4 describe maneras en que los dos enfoques han sido utilizados para influir en las políticas y hasta qué grado se han institucionalizado las medidas. El informe resalta recomendaciones esenciales para políticas, proyectos y programas e identifica brechas de investigación en esta área. Recomendaciones del Informe general Para programas y proyectos: - Desarrollar métodos para trabajar con diferencias tales como edad, composición social, clase y estado marital, a fin de propiciar que las personas brinden relatos de sus propias realidades sociales. - Alentar a hombres, mujeres y otros grupos sociales dentro de la comunidad a que desarrollen sus propios planes de acción para implementación y usar estos planes con fines de monitorización y evaluación. - Desarrollar sistemas para medir el desempeño del personal que resalten indicadores cualitativos tales como promoción de procesos de empoderamiento más que metas cuantitativas. - Brindar a facilitadores capacitación y desarrollo de capacidad en metodologías participativas y sensibles al género, como también en enfoques de derechos y basados en promoción y defensa. - Utilizar un enfoque basado en los derechos y uno para toma de conciencia que integren conocimientos y acción social. Para influir en los procesos de formulación de políticas: - Se necesita desarrollar unidades de género dentro de los gobiernos nacionales con el fin de alentar la participación de la sociedad civil en los procesos de formulación de políticas. - Deben usarse y desarrollarse metodologías y herramientas de procesos participativos, incluyendo la evaluación rural participativa (ERP), que faciliten la información desglosada por sexo y perspectivas de género a diferentes niveles de los procesos de formulación de políticas. - En el caso de formulaciones de políticas, las organizaciones facilitadoras (instituciones gubernamentales, no gubernamentales u otras tales como las Naciones Unidas o el Banco Mundial) deben realizar consultas y trabajar conjuntamente con diferentes actores de la sociedad civil, en particular con grupos de mujeres y otros grupos marginados. - Las acciones afirmativas y la descentralización de la formulación de políticas que posibilitan a mujeres y hombres locales participar en políticas y programas locales que les afectan deben acompañar a políticas que propician que las mujeres afirmen sus derechos humanos en áreas tales como la propiedad, el trabajo y la violencia. - Es necesario generar programas de desarrollo de capacidad y capacitación a fin de producir una mejor calidad de la participación de las mujeres, particularmente las afectadas por la pobreza, en los procesos locales para adopción de decisiones. - Se debe asegurar una asignación presupuestaria adecuada a diferentes programas orientados por objetivos redistributivos de género.
Género y participación: Género y desarrollo En breve – edición 9
En breve es un boletín de seis páginas que pretende alentar reflexiones sobre un tema prioritario relacionado con el género. Esta edición se centra en género y participación, empezando con una visión general y recomendaciones, seguidas de dos estudios de casos particulares que destacan respuestas prácticas a asuntos fundamentales. El artículo principal les recuerda a profesionales del desarrollo que las instituciones necesitan transversalizar enfoques participativos y sensibles al género en su propio trabajo para asegurar que el desarrollo sea verdaderamente equitativo. Luego, dos estudios de casos examinan formas innovadoras de enfrentar la resistencia institucional a la equidad de género y los conflictos de interés que surgen durante los procesos participativos en el desarrollo. Dado que las iniciativas de desarrollo están empezando a abordar programas y políticas a nivel nacional, otro artículo analiza la incorporación del género en las estrategias de reducción de la pobreza promovidas por el Banco Mundial.